¿Me cuido porque me quiero o me quiero porque me cuido?

summerlove_thinglink
Empecemos por admitir que el talón de Aquiles de muchos de nosotros es el aceptar nuestro cuerpo tal cual como es, sin importar su tamaño o condición.
No es ningún secreto que vivimos en una sociedad donde nos bombardean constantemente con el ‘ideal’ de belleza.
Pero ¿qué hay de malo con ser diferente, aportar un poco de diversidad a este mundo y el ser único?
índice
Entonces el dilema comienza, nos inscribimos al gimnasio, vamos con un experto en nutrición y la lucha empieza. En la mayoría de los casos vienen horas intensas de ejercicio y miles de pequeñas restricciones alrededor de la comida.
Y si no vemos los ‘resultados’ de manera rápida el ánimo empieza a decaer y creemos que no lo lograremos, que nunca seremos como modelo de revista y lo peor, tenemos en la cabeza que nunca seremos felices.
Basamos nuestra felicidad en algo futuro: cuando baje “x” kilos, cuando sea talla “x”, cuando aguante mil horas corriendo, en lugar de enfocarnos en el presente, en disfrutar el trayecto sin importar el fin.
Too_tired_to_exercise.png
Lo admito, fui, y a veces aún soy, víctima de esto, pero no tenemos que esperar a que ese futuro llegue para comenzar a preocuparnos por nosotros, amarnos y aceptarnos sin restricciones ni juicios.
Y lo mejor de todo, el comer saludable y procurar hacer ejercicio no están peleados con esto!
Podemos empezar por amar nuestro cuerpo, ver que somos más que solo ‘la masa en el espacio’, aceptar que tenemos sentimientos, personalidades y características diferentes que nos destacan unos de otros, que somos únicos. ¡ÚNICOS! ¡Qué palabra tan poderosa!
¡Y aún les tengo una mejor noticia! En el momento en el que comenzamos a amarnos y dejar los prejuicios físicos (o hasta emocionales) atrás, el comer saludable y disfrutar nuestra rutina de ejercicio viene de la mano.
¿Por qué? Simplemente porque nos amamos tanto que nos damos el regalo de cuidarnos, de saborear una comida verdaderamente saludable por el simple hecho de que lo natural sabe mejor y nos levanta física y anímicamente.
Y todo es un círculo, nos amamos, nos cuidamos y al sentirnos mejor, nos amamos más. No se trata de renunciar 100% a la comida procesada, pero de aprender a escuchar a nuestro cuerpo, mucho tiene que decirnos.
giphy1
Así que mis queridos lectores, hoy nos invito a vernos al espejo y sonreír al reflejo que tenemos en frente, mandándole todo el amor y buenas vibras que tenemos dentro.
Nunca dejemos de preguntarnos el por qué hacemos lo que hacemos, cuál es la causa y cuál es el efecto.
Me encanta leer sus comentarios, recuerden que también pueden seguirme en mi Twitter: @AVitalidad o escribirme un correo: enarmoniayvitalidad@gmail.com
¡Hasta la próxima!
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s